HOMENAJE A LAS MUJERES II

Mujeres ¿qué decirles en un día tan especial? si busco las palabras precisas y adecuadas que las definan y no las encuentro, no puedo fallar… todo se convierte en un gran crucigrama en mi mente, un laberinto alfabético me encierra, no hay salida… entonces recordé que ustedes y las flores son la creación perfecta de Dios.

Y a Dios pedí prestado el verbo de Pericles, de demóstenes, la lírica sensible de Neruda, Nervo y Bécquer para rendir tributo a su monumental obra: la mujer.

Él hizo de ustedes flores naturales de diversas tonalidades y fragancias. Flores con ojos, brazos y bocas… bocas hermosas de labios de pétalos y polen, para que nosotros los hombres-zánganos, libemos la miel más dulce y divina, por esas bocas nos perdemos, nos hundimos, nos atraen como agujeros negros a la materia, como las ninfas marinas a los miserables náufragos. Y qué decir de su efluvio, el geranio celoso masculla su rabia, el galán de noche de tanta pena solo luce sus galas en la oscuridad porque ustedes con su esencia los empequeñecen, los opacan.

¿Qué importan el color o el tamaño, si son más gordas o más flacas? el hombre debe aprender a apreciar su verdadera belleza, cuando las miren a los ojos y en ellos les escudriñen el alma, pero un hombre ciego, ciego de corazón y bondad se perderá en la corola sin llegar nunca al pistilo. Los hombres deben aprender a vivir por ustedes y para ustedes, porque son la fuente, el principio y el fin de las ilusiones, de las ternuras y de la vida. ¿Qué le sucede a un hombre cuando no tiene al lado a una mujer? Pierde el carácter, la imaginación y la fantasía.

No puedo terminar esta ofrenda sin escribir estos versos que las definen:

A LAS MUJERES

Belleza y cordura.

Candor y locura.

Pasiones sin frenos, amor al sacrificio.

Castigo divino, bendición y maleficio.

Y todo lo bueno y todo lo malo.

De Dios son la imagen y el mejor regalo:

lo místico, esotérico y cabalístico.

Del hombre: la esencia y lo eucarístico.

Promesas, traiciones, fe y desobediencia.

Ser que nos domina a voluntad y conciencia.

Así son ustedes, vírgenes del martirio,

a su bondad o malicia encendamos un cirio.

Así son las mujeres, terrenales y eólicas.

Racimos de flores divinas y exóticas.

Variedad que abarca de la amapola al lirio.

2 comentarios

  1. Carlos Muchas Gracias por tus entradas dedicadas a las mujeres.. El que siempre nos tengan presente y nos dediquen palabras, poemas o una tierna frase es motivo de regocijo y orgullo. Gracias en nombre de todas

    1. Gracias a ustedes por existir, por ser tan bellas, por iluminar con sus sonrisas nuestro universo. Saludos amiga

Deja un comentario

Your email address will not be published.