Quiero ser tu río

¿Han sentido a veces el deseo de convertirse en un elemento natural para poder amar con la misma pasión y fuerza con que se manifiesta el agua, la tierra, el fuego y el viento? ¿ser por ejemplo la candente hoguera que consume y brinda energías? ¿la tierra que sacude con la misma intensidad con que abriga y alimenta? ¿el viento que se eleva y arremolina cantando ora fiero, ora dócil?

Yo quiero ser como un rio, de aguas mansas, de saltos y rápidos, de cascadas y remansos, de orillas desbordadas y frenética corriente. Ser el río que recorra tu bella geografía de norte a sur y de este a oeste, iluminado en el día por el sol de tus ojos y en las noches por el argentino color de tu piel que semeja el tenue claro de luna.

Quiero ser como un río

Quiero ser como un río y brotar de tu frente

como el agua cristalina de la fuente.

Formando dos cauces orlaré tus cejas

para bañarte de candor si me dejas.

Imperturbable y con iguales antojos

haré lagos en las cuencas de tus ojos.

Rodarán como una catarata loca

los dos cauces de mi río hasta tu boca.

Lentos caerán al abismo, sin frenos,

rozando sensual la punta de tus senos.

En un cauce entonces de tenue corriente

humedeceré tu candoroso vientre.

Entrar al monte venus, lugar soñado,

me arremolinará en condena y pecado.

Por tus muslos con inclinadas laderas

formaré un meandro en tus caderas.

En brusco giro regresaré por tu envés

y llegaré a tu cuello por primera vez.

Cruzando mogotes de bello lindero

escurre mi agua por su desfiladero.

En tu cuello reposaré ya tranquilo

hasta que el deseo me torne mar bravío.

2 comentarios

    • Nelvis on 20 noviembre, 2017 at 5:37 pm
    • Responder

    Bello ese poema. Está interesante el sitio, felicidades!!!!

    1. Gracias, me alegra que le guste y que se repita la visita

Deja un comentario

Your email address will not be published.